Baklava

baklava griega

Despúes de las vacaciones en las islas griegas me he vuelto adicta a la cocina griega, especialmente a un famoso pastel griego llamado Baklava. El Baklava antes, siempre me parecía un pastel muy complicado pero no es tan fiero el león como lo pintan. Hay un montón de recetas en internet y cada una un poco diferente… lo único que tienen en común todas ellas son las calorías, pero bueno… se acerca el invierno y la operación bikini se acabó!
Según la Wikipedia, la historia del baklava se remonta a la antigua Mesopotamia. Se cree, sin embargo, que los asirios, cerca del siglo VII a. C., fueron los primeros en colocar unas pocas capas de masa de pan junto a nueces trituradas entre esas capas, añadiendo un poco de miel y horneándolo en sus hornos de madera primitivos. Los marinos y mercaderes griegos que viajaban hacia Mesopotamia, pronto descubrieron las delicias del baklava y llevaron la receta a Atenas.

Ingredientes:

500gr de masa filo – unas 24 hojas  (phylo – la venden en el supermercado del corte inglés)
300gr de mantequilla derretida, si está clarificada mucho mejor.
una pizca de pistachos picados para decorar

Para el relleno:
350gr de nueces
50gr de almendras
100gr de pistachos limpios
2 cucharaditas de canela
50gr de azúcar blanco

Para el almíbar

versión SIN miel:
300gr de azúcar blanco
190ml de agua
10ml de zumo de naranja recién exprimido

o si alguien prefiere la versión CON miel
190ml de agua
250gr de miel
50gr de azúcar blanco
1/2 cucharadita de canela
1 cucharadita de piel de naranja rallada

Instrucciones:

Primero prepara el almíbar para que le dé tiempo a que se enfríe bien. Para eso echa en una olla pequeña todos los ingredientes del almíbar (dependiendo si haces la versión con o sin miel). Calienta la mezcla hasta que el azúcar y/o la miel se disuelvan y cocina a fuego lento hasta que el jarabe se vuelva espeso (unos 10 minutos). Puedes cubrir el cazo para evitar que se evapore demasiado y se quede como caramelo y no como almíbar. Y SOBRE TODO NO LO DEJES HERVIR. Cuando esté listo déjalo enfriar.

Prepara el relleno; para eso, machaca todos los frutos secos con el azúcar y la canela, yo he utilizado la batidora. Algunos trozos puden quedar más grandes (así sabe mejor).

Prepara un molde forrado con papel de horno de más o menos 23×30 cm. Trabaja con sólo una hoja de masa a la vez, el resto cúbrelas con un trapo para que no se sequen.
Coloca la primera hoja en el fondo del molde y engrásala bien con la mantequilla (ayudándote de una brocha). Cúbrela con la segunda hoja de la pasta filo y engrasa bien ésta también con la mantequilla. Repite el proceso con 6 hojas más engrasando cada una con la mantequilla. En la parte inferior debes tener un total de 8 capas de pasta filo.

A continuación, pon la mitad de la masa de los frutos secos encima de esta base de pasta filo que acabas de crear. Nivela y alisa la mezcla y cúbrela con otras 4 hojas de pasta filo, cada una cuidadosamente engrasada con la mantequilla.
Echa encima el resto de los frutos secos y nivela la mezcla de nuevo.

Cubre todo con 12 capas de pasta filo y otra vez, cada capa/hoja tiene que estar engrasada con la mantequilla incluyendo la última capa.

Corta la masa en cuadrados o triángulos con un cuchillo bien afilado (antes de hornear), es muy difícil cortar el pastel después de hornear y por eso hay que cortarlo antes.

Mete el pastel al horno precalentado a 160ºC y hornea más o menos 45 minutos hasta que se dore.
Saca del horno y cuando todavía esté caliente riégalo muy generosamente con el almíbar.

Parece mucho trabajo pero en realidad es muy fácil.

Consejos y trucos para la pasta filo:
1. Se suele trabajar con la masa nada más abrir el paquete para que no se seque y no resulte imposible manejarla.

2. Como con el hojaldre, el horno no debe estar nunca frío cuando metamos la masa.

3. Mientras trabajamos con la masa, debemos evitar que se exponga al aire porque se reseca rápidamente lo que la hace frágil y difícil de trabajar. Mejor cubrirla siempre con un trapo húmedo o un film transparente.

4. Admite cualquier tipo de relleno, dulce o salado

Anuncios

Publicado el 4 de septiembre de 2012 en Otros postres y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Dicen que para los libaneses el que se rellena solo de piñones es como el caviar de los dulces. Me encanta el Baklava ¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

scarletscorchdroppers

A UK home baking blog

Xabi Likes Chocolate

Cocina y repostería saludable, fotografía y más.

Con delantal y a lo loco

Disfrutar comiendo, disfrutar cocinando

Mi thermomix y yo

COCINA COMPARTIDA!

Gastronoming

Cocina, recetas, vino, gastronomía, bebidas, ingredientes, uvas, alimentos...

A %d blogueros les gusta esto: